Llamanos ahora
(+57) 321 242 9485

Reseñas

Matar y morir con los ojos rasgados

Matar y morir con los ojos rasgados

Por Margara Averbach  

Revista Ñ

El policial es un género que nació en Estados Unidos e Inglaterra y, durante el siglo XX, se expandió por todo el mundo. Fundido con culturas no occidentales (la china con Qin Xialong, la amerindia estadounidense con Carole LaFavor, y hay muchos otros ejemplos), es el origen de experimentos muy valiosos e interesantes que vale la pena explorar.

No parece el caso de esta novela de Edogawa Rampo, no obstante decano del policial en Japón. Rampo llevó el género a su país y fue el primero que lo impuso como manera de contar, a partir de sus lecturas del fundador del género, el estadounidense Edgar Allan Poe, influencia que se nota en escenas de profundo terror físico, con algo de cine “gore”.

El lagarto negro es una de las novelas de su personaje emblemático, el detective privado Kogoro Akechi. Rampo toma la figura del detective, ese héroe excepcional que el género abandona en gran parte en la contemporaneidad, pero que lo inauguró con el periodista Dupin de Poe y el Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle. Akechi es independiente, ama el desafío y la competencia, la lucha contra el mal (Holmes versus Moriarty es la batalla que viene a la memoria como modelo), y tiene algún que otro momento de autoestima exagerada, como el Hércules Poirot de Agatha Christie.

La novela, publicada en 1934, es la descripción de una guerra entre Akechi y la reina del mal, una mujer bella con un lagarto negro tatuado en el hombro y el brazo. El desarrollo de la trama tiene numerosos puntos de tensión y varias vueltas de tuerca, casi como si Rampo buscara una estructura episódica, o la escritura de varias novelas en una.

En tercera persona, el narrador busca una comunicación bastante constante con los lectores. En ese diálogo, hay una actitud desafiante bastante parecida a la que tiene la criminal frente al detective. La voz narradora llama la atención sobre pistas falsas y situaciones imposibles que –lo promete siempre– se aclararán más adelante.

Este recurso es quizá lo más interesante del libro: repite en espejo las actitudes del protagonista y la antagonista, esos deseos lúdicos de probarse frente a enemigos valiosos a los que se respeta, algo así como un duelo entre dos samuráis cuyas armas principales son la inteligencia y el disfraz, no la violencia aunque sepan cómo llegar a ella con facilidad, sobre todo la mujer.

El resto, la trama misma, los personajes, tienen mucho de llano, de previsible. Y sobre todo, el planteo es terriblemente binario: el bueno, muy bueno, versus la mala, muy mala (sádica en algunos casos), con un toque clarísimo de machismo en el que toda mujer inteligente es claramente malvada y toda mujer “buena” es una víctima que se limita a llorar cuando la atacan.

Según la crítica, Rampo combinó el policial, enigma con el policial negro estadounidense y su violencia extrema. Cierto. Pero en este policial de enigma, violento, no hay una pizca de la crítica social, la profundidad poética y el rechazo al sistema que aparece en los relatos de Raymond Chandler y Dashiell Hammett.

El lagarto negro, Edogawa Rampo. Trad. L. Porta. Salamandra, 190 págs.


Más notas de Reseñas
Clarice Lispector, la creación de una escritora con voz propia

Clarice Lispector, la creación de una escritora con voz propia

Nacida hace un siglo en Ucrania, introdujo grandes cambios en la literatura brasileña de los 60.

Leer Mas
'Los sordos ya no hablan', una novela cinco estrellas

'Los sordos ya no hablan', una novela cinco estrellas

El escritor y editor Carlos Orlando Pardo, reseña y opina acerca de la novela 'Los sordos ya no hablan', de Gustavo Álvarez Gardeazábal.

Leer Mas
Eslabón convergente: vértice para un tríptico profundo

Eslabón convergente: vértice para un tríptico profundo

Prólogo de 'De La Creación del Universo y Otros Misterios No Resueltos', de Jairo Gomes, realizado por Jesús María Stapper. Título publicado por la editorial hermana Caza de libros.

Leer Mas
"