Reseñas

Jorge Isaacs y su historia

Jorge Isaacs, dice el escritor Fabio Martínez, “estuvo al servicio del país como escritor, político, educador y explorador. Y además reinventó el paisaje vallecaucano y le dio una dimensión universal”.

A ese autor le debemos María, uno de los más importantes libros de la literatura nacional, que ahora Martínez ilustra más humano en el libro La búsqueda del Paraíso, editado por la Universidad del Valle.

Como obra, María cumple 150 años de editada y de su autor se conmemoran los 180 años de su nacimiento.

Martínez (profesor de Comunicación Social en la Universidad del Valle) cuenta que se acercó a Isaacs en la Biblioteca de la Universidad de Quebec, “cuando leí la obra crítica sobre él escrita por el estadounidense Donald McGrady”.

Agrega que “contrario a la reivindicación judeo-cristiana que se venía haciendo de Isaacs, McGrady mostraba a un laico que había luchado por la construcción de una nación y había escrito la novela romántica más importante del siglo XIX hispanoamericano”.

Entonces, más allá de la “crítica literaria colombiana, que había endulzado a María hasta las lágrimas, mi interés fue reivindicar la figura de un Isaacs laico, liberal radical y masón, que se la jugó por un país regional unido, y quedó derrotado”, comenta.

El libro comienza con el recorrido que el padre de Isaacs, George Henry Isaacs, hizo desde Jamaica, donde vivía, a Colombia, hasta instalarse en Cali con su esposa, Manuelita Ferrer Scarpetta, oriunda de esa ciudad. Desde el Valle del Cauca controlaba las minas de oro del Chocó que le fueron adjudicadas.

Y una de sus haciendas, Manuelita, nombre en honor de su esposa, se convirtió en el lugar donde nació el ingenio que lleva su nombre. El Paraíso era otra de las haciendas de Isaacs padre.

Estos lugares que están en la novela y el libro mismo, dice Martínez, “representan el auge de la hacienda esclavista. En la enfermedad y muerte de María está consignado el ocaso de una sociedad cruel, pues la liberación de los esclavos que se produjo bajo la presidencia de José Hilario López dejó en la quiebra a los hacendados del Valle; entre ellos, al padre de Isaacs”.

Las nuevas generaciones, afirma Martínez, deben estudiar la vida de Isaacs para “conocer, a través de este ícono, nuestra difícil e intrincada historia del siglo XIX. Y leer María para acercarse a un relato romántico en el que el paisaje, el amor y la muerte van hasta las últimas consecuencias”.

 

Con información del periódico El Tiempo